El fiscal pide 47 años de cárcel para el presunto pederasta del club Peñacañada

    0

    El abogado defensor niega los hechos y presenta 300 cartas de apoyo

    El ex gerente del club social Peñacañada que supuestamente abusó de una decena de niños de entre 10 y 13 años se enfrenta al juicio donde el fiscal ha pedido 47 años de cárcel y el abogado defensor niega los hechos denunciados por los menores.

    El letrado ha defendido una libre absolución por falta de pruebas. “Durante 23 años con más de 8.000 niños que han pasado por allí nunca ha habido ningún problema”, señaló el abogado de Leocadio G.B, que en declaraciones a los medios también destacó que su cliente sufre una “grave enfermedad psíquica y mental derivada de los 19 meses que pasó en la cárcel”.

    Durante el juicio, que se está celebrando a puerta cerrada para preservar la identidad de las partes, también se han presentado más de 300 cartas de apoyo de niños que han pasado por el club y ahora ya son adultos
    Además del acusado, que negó los hechos y los achacó a una venganza, declararon trabajadores del club, así como los psicólogos que atendieron a los menores, que pusieron en jaque la versión del ex gerente. Uno de los trabajadores recordó como un menor le relató que había sufrido tocamientos. A lo largo del día de hoy declararán los jóvenes que presuntamente sufrieron los abusos y está previsto que el próximo 9 de junio el juicio quede visto para sentencia.
     
    MATERIAL PORNOGRÁFICO
    Leocadio está acusado de ocho episodios de abusos y 11 delitos de exhibición y provocación sexual. Según los testimonios de algunos niños, el detenido les mostraba material pornográfico y les obligaba a masturbarse en su presencia. En julio de 2008, cuando fue arrestado, se encontró en su ordenador contenido pornográfico, así como revistas y calendarios con contenido sexual.
    Estuvo 19 meses en prisión preventiva y en marzo de 2010 le dieron la libertad bajo fianza con la prohibición de acercarse a menos de 500 metros de los menores afectados y de no residir en Paterna.
    Según la Fiscalía, los menores ocultaron en un primer momento los hechos por las amenazas del acusado, hasta que uno de ellos decidió contar a su madre lo ocurrido después de una fiesta en el club donde el acusado instó presuntamente a los menores a masturbarle. Después una decena de niños se sumaron a las denuncias.

    Deja un comentario