La zanja para la canalización del barranco Barato se cubrirá al acabar las obras

    0

    El Ayuntamiento se compromete a tapar el hueco tras recibir quejas vecinales que lo consideran peligroso

    Las obras de canalización en los barrancos de La Canyada son una demanda histórica de los vecinos, debido a las inundaciones que se producían en los chalets de las partes más bajas. Sin embargo, el inicio de la segunda fase de las obras de canalización del barranco Barato, que se financiará a través del Plan E, han hecho resurgir las quejas por la fórmula que se ha elegido para esta infraestructura.

     

    Una treintena de vecinos de la calle firmó para que en lugar de hacer una zanja en medio de la calle, la conducción del agua se hiciera bajo tierra, como en otras zonas de La Canyada, basándose  fundamentalmente en la peligrosidad que supone el hueco del barranco.
     
    Tras las reivindicaciones, el Ayuntamiento se ha comprometido a que la empresa municipal Aigües de Paterna haga un proyecto complementario de cubrición y entubado que dejará el paso del agua bajo tierra y cuyo gasto correrá a cargo del consistorio, según fuentes municipales. Una vez se elabore el proyecto, se someterá a aprobación de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) y posteriormente se hará la obra.
     
    La actuación que se está realizando tiene un coste de 2,2 millones de euros, se darán por finalizadas en el primer trimestre de 2011 y posteriormente se realizará la cubrición.
     
    Para los vecinos, lo preferible sería que la obra se hubiese proyectado de esta manera desde el principio para evitar una doble actuación, aunque desde el consistorio han justificado que  el proyecto contó con el visto bueno de la CHJ y que si se hace así es para aprovechar la subvención del Plan E. “El proyecto está sujeto a condiciones estrictas que no se pueden modificar, pues de hacerlo se hubieran puesto en riesgo las ayudas del gobierno”, indican desde el Ayuntamiento.
     
    Tal y como se proyectó la obra en un primer momento, se ha abierto una zanja trapezoidal en medio de la calle Barranco Barato de alrededor de 3 metros de ancho por 1,5 de profundidad a lo largo de un kilómetro, lo que para los vecinos supone “un gran peligro para todo el mundo que pase por allí, pero especialmente para los niños”. Según el escrito que presentaron al Ayuntamiento, también les preocupa el elevado coste de mantenimiento por la limpieza y que la zanja se convierta en un vertedero de ramas, restos de vegetación o bolsas de basura.
     
    Por otro lado, algunos vecinos también se han quejado que en la entrada de las viviendas aún no se han instalado pasarelas o accesos y, tras el levantamiento de la acera, la entrada a sus casas está llena de tierra.

    Deja un comentario