¿Tenéis algún plan?

0

En octubre pasado el alcalde presentó “urbi et orbi” el documento que inicia el proceso  denominado “evaluación ambiental del plan general de Paterna” que es la máxima norma urbanística que define la construcción de futuras zonas de viviendas, de polígonos, carreteras, etc.
Por lo tanto se trata de un documento importantísimo porque define qué municipio tendremos en el futuro y por eso se redacta con muchas garantías dentro de un largo proceso.

En realidad se trata de un documento contratado a una empresa externa que entra directamente a definir “por dónde” deberían ir las recalificaciones de terrenos que ampara todo plan general.
No es una propuesta firme del ayuntamiento sobre “cuál” debe ser el futuro plan general a tramitar, pero apunta muy concretamente qué zonas de suelo rústico se deben  incluir y para qué usos.
Que esté hecho por una consultora externa y se presentase primero a la prensa y luego a los partidos de la oposición para ser aprobado en un pleno urgente y extraordinario, es algo que ha levantado suspicacias, ¿por qué tanto secretismo y tanta prisa de última hora?. No sé.
Lo que sí sé es que esos terrenos rústicos de los antiguos cultivos de secano esperaban pacientemente a que les llegara su “hora salvadora” en forma de plan general. Dichos terrenos no valían nada y hoy, al estar dentro de una plano que “podría” convertirlos en suelo urbano, ya valen un dineral, ¡fíjense qué mérito!
¿Hacía falta empezar ahora la revisión del plan actual que data de 1990?, pues yo creo que no, en absoluto. En primer lugar porque todavía queda mucha tela que cortar en la  zona de los cuarteles, tras el cementerio en el llamado Pla del Rector, en la zona de Santa Rita o en los sectores 2 y 8 de La Canyada junto al nuevo instituto.
Aparte tenemos el polígono Táctica casi vacío de naves y muchas de ellas sin ocupar, Fuente del Jarro casi a la mitad de su ocupación y L’Andana con su planeamiento paralizado por un proceso judicial y por tanto sin terminar.
Todo ello tiene su fiel reflejo en nuestra particular crisis que, como todos saben, deriva de la excesiva especulación en ladrillo. Nos lo dicen todos los días y a todas horas.
En este contexto me parece contradictorio iniciar la redacción de un nuevo plan de carácter expansionista que lleva la superficie a recalificar al máximo legal permitido tanto para suelo terciario como para residencial y posiblemente docente, así como las zonas verdes que legalmente corresponden.
Por eso invito a los vecinos a enterarse bien a través de las entidades asociativas para luego poder participar en ese gran proyecto que puede mejorar nuestra vida futura… o complicárnosla mucho. Luego no nos quejemos. Hablemos ahora o tendremos que callar para siempre.

Deja un comentario